sábado, 6 de agosto de 2011

Hábitos de sueño saludables: de 0 a 3 meses


Escrito para BabyCenter en Español


Aprobado por la Junta de Asesores Médicos de BabyCenter

Patrocinado por

Los recién nacidos duermen mucho, aproximadamente 16 horas al día durante las primeras semanas y de 14 a 15 horas al día durante 3 meses, aunque esto puede variar bastante de bebé a bebé. Pero casi nunca se quedan dormidos durante más de tres a cuatro horas por vez, de día o de noche, durante estas primeras semanas.

Traducción: Tú tampoco dormirás demasiado de forma ininterrumpida. Por la noche tendrás que levantarte para alimentar y cambiar a tu bebé; durante el día, también jugarás con él. Y aunque algunos bebés duermen durante toda la noche desde las 6 semanas, muchos no lo logran hasta tener 5 ó 6 meses de edad o incluso más. Puedes ayudar a que tu bebé lo haga más pronto enseñándole buenos hábitos de sueño desde el principio.



Cómo puedes establecer hábitos de sueño saludables

Aprende cuáles son las señales que indican que está cansado.

Durante las primeras seis a ocho semanas, tu bebé no podrá quedarse despierto más de dos horas. Si esperas más que eso para acostarlo, estará demasiado cansado y podría tener problemas para quedarse dormido. Obsérvalo para detectar las señales de que está soñoliento. ¿Se está frotando los ojos, se está jalando las orejas o le están apareciendo círculos ligeramente oscuros alrededor de los ojos? Si notas éstas u otras señales de soñolencia, llévalo en seguida a la cuna. Pronto desarrollarás un sexto sentido acerca de los patrones y ritmos diarios de tu bebé, y sabrás instintivamente cuándo está listo para dormir una siesta.

Comienza a enseñarle cuál es la diferencia entre el día y la noche.

Algunos bebés son búhos nocturnos (algo que quizás te haya insinuado el tuyo durante el embarazo con sus acrobacias mientras intentabas dormir) y estarán muy despiertos justamente cuando es hora de irse a dormir. Durante los primeros días no podrás hacer demasiado al respecto. Pero una vez que tu bebé tenga aproximadamente 2 semanas, puedes empezar a enseñarle a distinguir entre la noche y el día. Cuando esté alerta y despierto durante el día, juega con él todo lo que puedas, mantén la casa y su habitación con mucha luz, y no te preocupes por minimizar los ruidos regulares del día, como el teléfono, la televisión, o el lavavajillas. Si tiende a dormir mientras lo alimentas, despiértalo. Por la noche, no juegues con él mientras se despierta para alimentarse. Mantén las luces y el nivel de ruido bajos, y háblale poquito y en susurros. En poco tiempo debería empezar a comprender que la noche es para dormir.

Dale la posibilidad de quedarse dormido por sí solo.

Cuando tenga de 6 a 8 semanas, comienza a darle la posibilidad de que se duerma por sí solo. ¿Cómo? Acuéstalo cuando esté soñoliento pero todavía despierto, sugiere Jodi Mindell, directora asociada del Centro de Trastornos del Sueño del Hospital de Niños de Filadelfia y autora de Sleeping Trough the Night (Dormir toda la noche). Mindell aconseja no mecer ni amamantar al bebé para que se duerma, incluso a esta edad temprana. "Los padres creen que lo que hagan durante esta etapa temprana no los afectará", dice ella, "pero sí les afecta. Los bebés están aprendiendo hábitos de sueño. Si meces a tu hijo para que se duerma todas las noches durante las primeras ocho semanas, ¿por qué va a esperar después que hagas algo diferente?".


Lee más sobre los hábitos de sueño de tu bebé:

• Hábitos de sueño saludable de los 3 a los 6 meses
• Hábitos de sueño saludable de los 6 a los 9 meses
• Hábitos de sueño saludable de los 9 a los 12 meses