viernes, 6 de noviembre de 2009

Recicla tus paredes!!! esta me gusta mucho!!!!

Resumen

Las paredes con ladrillos a la vista son un recurso clásico en la decoración. Sigue estos pasos para lograr un efecto que lo imita.


Necesitas


Acrílicos: naranja, negro, rojo borgoña, siena tostada, verde cemento
Látex blanco
Espátula
Cinta de enmascarar de 1 cm de ancho
Enduido
Arena
Sellador, fijador de pared
Pinceles de cerda comunes
Paño de algodón
Hilo de algodón
Tiza


Pasos

1

Marca sobre la pared, líneas paralelas a la línea del piso.
Para esto prepara un hilo entizado que consiste en lo siguiente:
Pasa una tiza por el hilo, sujétalo por los extremos y ténsalo bien contra la pared. Luego desde el centro, tira hacia afuera y suelta para que se descargue la tiza sobre la pared y queden marcadas las líneas horizontales necesarias.
Márcalas con una separación de 6 cm entre cada una.
Mide sobre estas líneas el largo del ladrillo, alternando las filas.
Comienza con un ladrillo entero y en la segunda fila con medio ladrillo.
Enmascara con la cinta de 1 cm sobre las marcas horizontales y verticales.

2

Mezcla enduido con arena fina.
La proporción es de 6 cucharadas de enduido por 2 de arena.
Integra bien con espátula y carga con este material el espacio del ladrillo, hasta obtener un espesor de 3 mm.
Cuando se termina de cargar la hilera, pasa la espátula en forma plana por cada ladrillo, para luego no tener que lijar.

3

Retira la cinta de enmascarar mientras el material está aún fresco ya que resulta más sencillo que sacarla cuando está seco.
Deja secar.

4

Pasa sellador sobre los ladrillos y luego píntalos con una mezcla de naranja, rojo, siena tostada y una pizca de negro.

5

Con un trapo humedecido con sellador, amalgama los colores aplicados.
Deja secar.

6

Coloca sellador sobre toda la superficie incluyendo los ladrillos ya pintados y con un pincel pinta las juntas con una mezcla de látex con una pizca de verde cemento y de negro.
Incorpora a esa preparación un poco de arena.
Deja las manchas de pintura que quedan sobre los ladrillos y aprovéchalas para hacer una veladura, extendiéndola con trapo para suavizar el color de los ladrillos.
Deja secar.


Importante

  • Esta técnica es recomendable para paredes de interiores.
  • Es ideal para paredes poco cuidadas y con una superficie lisa, ya que la textura, disimulará imperfecciones.